Banderas de nuestros Pedros

Recomienda Lakoff a quienes nos consideramos progresistas que no debemos caer en la manipulación propagandística ni en la tergiversación; que debemos construir un discurso creíble y alejado de la guerra civil cultural que plantea el neoconservadurismo en su lucha por mantener el poder. Pero apenas dice nada del populismo. Y, aunque la solución a este disparate se antoja difícil, no me preocupa tanto el daño infligido en este sentido como que haya calado el discurso en la “guerra de trincheras” de Pablo Iglesias.

Es un reto difícil luchar contra la manipulación, la posverdad, el maniqueísmo… sobre todo, como decía Churchill, ninguna batalla en política es tan peligrosa como aquella en la que se dispara con fuego amigo.

Porque el problema está en nosotros y son los nuestros. Hay militantes del PSOE que rechazan a González, Guerra, ZP o Rubalcaba y se sienten más representados por Zaida Cantera, a la que no conocen de nada y a la que ni siquiera pudieron elegir en ninguna asamblea local.

Hay algunos que justifican su pensamiento en que González está en un Consejo de Administración y, sin embargo, defienden a Borrell -indultado por Podemos- que está en idéntica situación.

Como decíamos ayer, la lucha por mantener la hegemonía a través de los símbolos no solo nos ha hecho daño desde fuera. Ahora, esta constante, se ha trasladado al escenario actual.

Entiendo que la fuerte simbología del “No es no”, en primer lugar, ofrece un indulto a quienes se han sentido menos de izquierdas al llegar un nuevo partido y, encima, otorga una excusa a quien tiene un problema de otro tipo (llámese esto descontento con su dirección local, provincial, etc.)

Y es por eso que ahora se conforma una candidatura de la verdadera izquierda del PSOE o de las bases, como si los demás fuéramos laterales derechos o mediopensionistas. Y entre quienes se creen legítimos y en el deber de visar nuestros carnés socialistas podemos encontrar a personas que son tan socialistas como roja es la camiseta del Betis. Entre quienes vienen a regenerar el partido, hay personas que llevan cuarenta años en un cargo público. Entre quienes apuestan por la participación de la militancia, hay quienes impusieron gestoras o quienes ni siquiera dejaban votar en sus propias asambleas -algo que yo mismo he sufrido-. Entre los del “no es no”, hay quienes pactaron gobiernos locales con el PP o quienes, hace unos meses, empezaron cerrando un acuerdo con Ciudadanos antes que con nadie. Entre quienes apuestan por los jóvenes, la única cantera que iba en las listas era el apellido de Zaida.

Hace un año y medio, Pedro Sánchez se presentó como candidato a la Moncloa con una gran bandera de España detrás. A mí me pareció bien. Se trataba de recuperar espacios que el PSOE -toda la izquierda española- había perdido. Por entonces no había catorces de abril. Nada de puño en alto, ni de cantar La Internacional ondeando banderas republicanas. Ahora la lucha por la hegemonía es otra, es interna. Ahora toca rescatar a Largo Caballero, a Besteiro y a Indalecio Prieto; los símbolos, el color, y el puño y la rosa.

Hace unos días, leía a un compañero mío comparar el acto de presentación de Pedro Sánchez en Dos Hermanas con las manifestaciones por la autonomía andaluza o contra la guerra de Irak.  Mi compañero describía el acto de Dos Hermanas en un lago en el que le pareció “que sus aguas se movieron” mientras cantaba, después de muchos años, La Internacional.

Aunque me resultó un tanto frívola la comparación, me di cuenta de que todo era una trampa: una cuestión de perspectiva. Un día vale una cosa y otro día vale otra. El mismo punto, una dimensión poética, coctelera, mezcla y el resultado que queramos. Eastwood estrenó las dos películas en cuestión de meses. Aunque Cartas desde Iwo Jima es ligeramente superior, no podría entenderse sin la visión americana y es, precisamente, Banderas de nuestros padres la que hace necesaria a la otra.

En fin, que me puse a tararear La Internacional y se me vino a la cabeza una bandera de España tan grande como un campo de fútbol.

o-PEDRO-facebook.jpg

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s