La lealtad

Hay personas que tienen una habilidad especial para contar.

Hoy ha venido a verme mi Hermano Oso. Él tenía que traerme su regalo de Reyes y contarme las cosas no urgentes de la vida, y para una tarde de domingo no está nada mal.

Yo no sé contar las cosas como él lo hace.

El disco de Bowie y la sabiduría de sus palabras casi llenan un cenicero.

-Qué nos gusta regalarnos cosas de la gente que muere. ¿Verdad, hermano?

-Los grandes siempre están con nosotros.

Mi hermano me ha hablado de la lealtad y la honestidad. Sus historias siempre tienen que ver con eso.

Pero no sólo no sé contar, yo no sé escribir tampoco. De hecho, no escribo: Yo busco sentencias o poemas que recuerdo entre los cientos de libros que me rodean, después voy quitando y poniendo cedés mientras voy amontonando carátulas en el suelo, y termino buscando en Internet letras de canciones que no he escuchado o releo los viejos cuadernos de versos y frases apuntadas. Es la única forma que tengo para expresar algo, para contar algo, para escribir algo, porque casi siempre alguien ya lo ha hecho de mejor forma antes. No puedo escribir sin revisar a Borges, Sabina, Benedetti o Cortázar, por respeto. Así que sólo escribo cuando no se ha dicho o cuando yo, torpemente, no lo he encontrado.

Sobre mi Hermano Oso y la lealtad hay poco escrito.

Hace un rato me ha explicado dos o tres cosas fundamentales sobre la vida, sobre los amigos y sobre los años que pasan en balde. Él cree que hay que vivir apasionadamente como si marzo nunca fuera a llegar porque en marzo empieza una nueva vida y puede que ya no haya más treguas.

Yo lo miro, sonrío y asiento disciplinadamente con la cabeza. No paro de escucharlo. A mí muchas veces me han dicho que no sé escuchar, que es como si tuviera Síndrome de Atención Dispersa porque me aburro en algunas conversaciones. El caso es que hay muchas personas a las que escucho boquiabierto, con admiración y, encima, cuando se van, las extraño y me duelen los kilómetros de separación que hay entre nosotros. Hay una sola cosa que mitiga todo eso: la lealtad.

leal

Del lat. legālis.

  1. adj. Que guarda a alguien o algo la debida fidelidad. U. t. c. s.
  2. adj. Fidedigno, verídico y fiel, en el trato o en el desempeño de un oficio o cargo.
  3. adj. Dicho de una acción: Propia de una persona fiel.
  4. adj. Dicho de un animal doméstico, como el perro o el caballo: Que muestra al hombre cierta especie de amor, fidelidad y reconocimiento.
  5. adj. Dicho de una caballería: Que no es falsa.
Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s